¿Cómo podemos identificar una Depresión post parto?

Centra Chile, centro especializado en psicología y psiquiatría

¿Cómo podemos identificar una Depresión post parto?
Ps. Viviana Pasten

Muchas mujeres se preguntan después del parto ¿Por qué me siento tan triste si mi hijo nació sin complicaciones? ¿Por qué siento deseos incontenibles de llorar?

La depresión post parto es una depresión de intensidad moderada a intensa que presentan algunas mujeres luego del nacimiento de un hijo y se puede presentar poco después del parto o hasta un año más tarde. La mayor parte del tiempo ocurre dentro de los primeros tres meses después del parto.

No se conoce una causa exacta de la depresión posparto. Se sabe que los cambios en los niveles hormonales durante y después del embarazo pueden afectar el estado anímico de una mujer. Pero además, existen una serie de dificultades que debe atravesar una mujer luego de haber dado a luz:
Cambios en el cuerpo a raíz del embarazo y el parto.
Problemas en la lactancia.
El estrés provocado por el llanto del bebé.
Cambios en las relaciones laborales y sociales.
Tener menos tiempo y libertad para sí misma.
Falta de sueño.
Preocupaciones acerca de su capacidad para ser una buena madre.

Todos estos factores influyen en el período de post parto que es considerado como el de mayor vulnerabilidad en la vida de una mujer. Existen además, otros factores que aumentan las probabilidades de sufrir una depresión postparto:
Tener menos de 20 años.
Consumo de alcohol, alucinógenos o cigarrillo (también ocasionan riesgos serios para la salud del bebé).
Embarazo no planificado con sentimientos contradictorios acerca de éste.
Haber tenido depresión o un trastorno de ansiedad antes del embarazo o en un embarazo anterior.
Vivencia de un hecho estresante durante el embarazo o el parto, por ejemplo, una enfermedad o muerte de un ser querido, complicaciones en el parto o parto de urgencia, un parto prematuro o una enfermedad o anomalía congénita en el bebé.
Tener una mala relación con la pareja o estar sin pareja.
Tener problemas económicos o de vivienda.
Tener poco apoyo familiar, los amigos o la pareja.
¿Cuáles son los síntomas de la depresión post parto?
Los sentimientos de ansiedad, irritación, tristeza con llanto e inquietud son comunes en las dos primeras semanas después del embarazo. Estos sentimientos a menudo se denominan "depresión puerperal" o "disforia postparto" y lo presentan 6 de cada 10 mujeres. Son síntomas que por lo general desaparecen pronto y son producidos por los cambios hormonales bruscos que produce el proceso del parto. No requieren tratamiento específico, pero es importante tranquilizar a la madre, explicándole que es un proceso que se regula por sí solo.
La depresión posparto se presenta cuando la depresión puerperal no desaparece o cuando los signos de depresión comienzan generalmente un mes después del parto, alcanzando su intensidad máxima entre el segundo y el tercer mes pudiendo durar todo el primer año.
La depresión posparto presenta los mismos síntomas que una depresión común. Junto con un estado anímico triste o deprimido, pueden aparecer algunos de los siguientes síntomas:

Agitación e irritabilidad.
Cambios en el apetito, ya sea aumento o disminución.
Sentimiento de inutilidad o culpa.
Sentirse retraída o desconectada.
Falta de placer o interés en todas o en la mayoría de las actividades.
Pérdida de la concentración.
Pérdida de energía.
Dificultad para realizar las tareas en el hogar o el trabajo.
Ansiedad considerable.
Pensamientos de muerte o suicidio.
Dificultad para dormir.

Sin embargo, hay algunos síntomas característicos de la depresión postparto:

Tendencia al llanto descontrolado y la irritabilidad.
Sentimientos de inseguridad respecto a cumplir el rol materno.
Sentimientos de incapacidad de cuidar de sí misma o del bebé.
Sentimientos de temor de quedarse sola con el bebé.
Tener sentimientos negativos hacia el bebé o incluso pensar en hacerle daño. (Aunque estos sentimientos son aterradores, casi nunca se materializan. Sin embargo, es conveniente comunicarlo al médico lo antes posible).
Preocuparse intensamente por el bebé o tener poco interés en él.
También es frecuente que la madre se sienta sobrepasada al no lograr reorganizar la rutina diaria como quisiera o al sentir que ha perdido el control de su vida.

No existe un examen único para diagnosticar la depresión posparto. El diagnóstico se basa en los síntomas que la mujer describe al médico tratante.
Es muy común que los síntomas en la mujer pasen desapercibidos, ya que muchas mujeres se avergüenzan de contar lo que les pasa, o bien, la expresión de su malestar es recibido por su entorno cómo queja, y por lo tanto, en vez de recibir contención y validación, recibe críticas y se minimiza el significado de sus síntomas.
La importancia del diagnóstico.
Además de afectar distintas áreas de la vida de la persona, la depresión post parto altera toda la dinámica familiar y en especial la relación de pareja. El desánimo, la irritabilidad, el llanto, la incapacidad de sentir placer, la falta de deseo sexual, hacen que sea difícil vivir con una persona con depresión. Es una situación que si se cronifica, puede llevar a conflictos familiares importantes o quiebres en la relación de pareja.
Por otra parte, hay investigaciones que comprueban que la depresión post parto tiene consecuencias en los niños:

Aumenta la ansiedad en ellos.
Anomalías electroencefalográficas en el lóbulo frontal del niño.
Aparecen problemas de conducta y deficiencias en el aprendizaje (se ha encontrado que el varón tiene mayor riesgo que las niñas de sufrir estos problemas).

Es fundamental que el diagnóstico se realice en forma oportuna.

¿Cuál es el tratamiento a seguir?
El tratamiento para la depresión post parto consiste en apoyo psicológico e indicación de medicamentos. Actualmente, hay medicamentos que se pueden usar incluso durante la lactancia. Cada caso debe ser evaluado por un médico Psiquiatra.
El tener un buen apoyo de la familia y del círculo cercano de la mujer ayudará a reducir la gravedad de la depresión posparto, pero son sólo un complemento al tratamiento médico y psicológico.
Sugerencias útiles

Pide a tu pareja, familia y amigos ayuda en los cuidados del bebé y del hogar.
No escondas tus sentimientos. Habla de ellos con tu pareja, familia y amigos.
No hagas ningún cambio importante en tu vida durante el embarazo o inmediatamente después del parto.
No trates de ser perfecta o sobrecárgarte demasiado.

Hazte el tiempo de salir, visitar amigos o pasar tiempo solos con tu pareja.
Descansa lo que más puedas. Duerme cuando tu hijo esté durmiendo.
Habla con otras mamás de tu experiencia.